Los 5 Beneficios de tener una cocina ordenada.

Actualizado: ago 26





Como todos ustedes ya saben, la comida es parte de mi día a día las 24 horas y mantener todo más o menos bajo control es casi un reto diario y un desgaste si no funciona correctamente. Manejar los pedidos, el stock, sumado a almorzar y cenar en casa, requiere de un montón de energía, y el orden debe estar de mi lado ¡para no morir en el intento! por eso hoy les traigo algunas reflexiones y particularidades que he notado en mi experiencia reciente.



Cuando trabajas y piensas desde la mañana hasta la noche en comida, recetas, sabores y abastecimiento de materia prima; rodeada de azúcar, harina y chocolate. Cómo sentir que tengo la situación controlada y que no es la comida la que me domina a mí.

Hoy quiero profundizar un poco sobre lo que hace un tiempo les contaba sobre hábitos de compra para nuestros alimentos ya que, (desde aquel post sobre comprar a granel) he ido notando cada vez mayores méritos relacionados y quiero compartirlos con ustedes. Los invito a leerlo y así animarse a ponerlo en práctica.

https://www.cositamitit.com/post/porque-es-mejor-comprar-a-granel

1. Antes que nada, debo decir que como parte de mi trabajo, la limpieza y orden en la nevera son tarea obligada para mí, nunca dejo que pasen dos semanas sin hacerlo, y hasta a veces lo hago con mayor frecuencia. Creo que en una cocina hogareña, con una vez al mes podría ser suficiente. Los primeros beneficios que surgen de esto no sólo son los esperados en cuanto a nuestra salud, dada la gran cantidad de bacterias, gérmenes y hongos que pueden ir acumulándose, sino que también resulta muy útil para sincerarnos con aquel bote medio vacío y vencido que está allí al fondo olvidado; saber realmente qué tenemos, qué nos hace falta o no comprar. 2. Un hábito interesante que seguramente ha coqueteado con vosotros estos últimos meses de convivencia con el virus, estoy segura de que fue para todos, el de lavar nuestros alimentos antes de guardarlos en la despensa o en la nevera. Me quedo con esta última porque me parece importante recalcar lo práctico que resulta saber que los vegetales y frutas disponibles están listos para preparar algo fresco, de manera rápida. ¡En vez de abrir un paquete de galletitas para el snack o que el delivery gane la pulseada de la cena! Allí tenemos un gran aporte. El beneficio de la Disponibilidad. Ahorrarnos trabajo para más tarde, tener los vegetales y frutas lavados nos facilita la experiencia en la cocina, siempre. 3. Otra de mis sugerencias viene de haber empezado hace tiempo a separar los residuos. La resultante son un montón de envases que se pueden reutilizar y evitamos tanto consumo de plástico nuevo o el desechar valiosos recipientes de vidrio; lo que nos lleva al platillo fuerte de los beneficios: los frascos que han ido amontonándose: ¡mis nuevos mejores amigos! Una vez que llegué del mercado a granel contenta con todo lo que había conseguido, se iluminaron los frascos relucientes que había reservado sin saber aún para qué. El tercer beneficio que se desprende de tener nuestros granos, frutos secos, semillas y especies es la visualización de lo que tenemos, y la ventaja de esto ¡es que podemos controlar nuestro consumo! Tal como con la nevera. No habrás traído nunca más en vano paquetes de arroz o fideos del supermercado si mantienes un diálogo fluido con tu abastecimiento. Poco a poco el aporte se tiñe de ahorro y el beneficio en bruto, es el control económico. 4. Pronto noté que el conocimiento no era sólo sumar consciencia sobre lo que ya tengo y por ende en lo que no hace falta gastar. Sumamos un beneficio que tal vez sea mi favorito: control de las porciones que al fin llevamos al fuego y así a nuestro plato, de allí a los excesos alimenticios y/o desperdicios que van directo a la basura porque siempre termina sobrando comida... El control que obtenemos sobre las porciones que son las que necesitamos, es una experiencia más que saludable. El vínculo físico con el alimento natural, que las veces tomamos con nuestras propias manos midiendo de a puñados, nos vuelve más conscientes, y la relación con nuestra comida se vuelve más placentera en la búsqueda por que sea más saludable, nutritiva, o cual fuera dicha búsqueda. Es el beneficio al cual le doy especial mención, las raciones de la materia prima y el cuidado hacia nosotros mismos que experimentamos gracias a este tratamiento, que es muy distinto a echar los fideos a la olla directo de un paquete. Paquete al cual le ha sido otorgado el mote de unidad, y les aseguro que por ello es mucho más difícil de fraccionar cuando el agua está lista para recibir la pasta, por ejemplo. 5. Directamente de esto y de la ventaja de visualizar los alimentos se desprende el último beneficio y quizás el más noble o aprovechable para nuestra alimentación y es el de la tentación que nos generan dichos productos. ¡La joya que se lleva siempre una alimentación más equilibrada! Comprobarán en tan sólo una semana como es más fácil decidir qué hacer de comer cuando en vez de tener que ponernos creativos a ciegas, con la alacena cerrada, están, de fácil acceso, nuestro ejército de frascos peleándose por nuestra atención. Es primordial para mí, que el lugar que les demos sea accesible y nos de gusto su disposición. Hace un tiempo entendí que una forma de llevar una dieta saludable era diseñando mi casa y mi cocina de una forma más orgánica, amigable para ser vivida, funcional a mi estilo de vida. Todo el tiempo le estoy agregando o quitando algo, ajustando el balance entre decoración, practicidad y funcionalidad para sentirme más libre y más elocuente en la simpleza de la comida diaria, menos ansiosa con el almacenamiento y el abastecimiento, y con más ganas de seguir combinando y descubriendo sabores: el gusto por lo simple, lo práctico, más saludable y porqué no, ¡más relajado y divertido! Los hábitos son nuestros aliados en más de un sentido. También me detengo en los detalles que me hamacan cálidamente, y pongo plantas por todos lados, flores y frutas; y los colores tierra inflatables que se apoderan de casi todos mis rincones recibiendome con calidez e invitándome a sentirme inspirada en mi propia casa. ¿Y vosotros? ¿Cómo se ven optimizando su experiencia en la cocina y en el hogar?

206 vistas1 comentario